Saltar a Contenido

Two children planting a plant in the ground

Asistiremos a la COP26 para impulsar la acción climática

La próxima década será decisiva para frenar el cambio climático. Si logramos mantener el aumento de la temperatura global en 1,5 °C, podemos evitar una catástrofe. Pero como comunidad mundial, no vamos por buen camino, es por eso, pedimos dar pasos más grandes en la ambición y la acción de los gobiernos y las empresas.

El Acuerdo de París de 2015 fue un momento decisivo en la lucha contra el cambio climático. Conjuntamente, el mundo acordó que debemos mantener el aumento de la temperatura global muy por debajo de los 2 °C y realizar esfuerzos para limitarlo a 1.5 °C para evitar una catástrofe climática.

La COP26 que es la próxima conferencia mundial sobre el clima, se celebrará en Glasgow, Reino Unido, del 31 de octubre al 12 de noviembre. Este será otro momento clave, para que el Acuerdo de París entre en acción, y que los gobiernos, empresas y sociedad civil se unan para definir las bases que harán que la acción climática suceda a la brevedad.

Por el bien de las personas y del planeta, esta es una oportunidad que todos debemos aprovechar. Y como socio principal de la COP26, nuestra esperanza es que podamos usar nuestra voz y escala para ayudar a acelerar la acción climática a nivel mundial.

Las empresas y los gobiernos deben hacer mucho más.

Las empresas de todo el mundo deben establecer objetivos de cero emisiones cuanto antes, con planes de acción y metas, informando sobre su progreso y trabajando en conjunto con proveedores, inversionistas y gobiernos.

Al ayudar a impulsar una transición más rápida hacia economías resilientes y con bajas emisiones de carbono, las empresas pueden empoderar a los legisladores para que sean más ambiciosos en la acción climática. A su vez, al crear la combinación adecuada de incentivos, políticas y marcos de trabajo, los gobiernos ayudarán a impulsar la acción empresarial para que el mundo se encamine hacia los 1.5 °C.

Por lo tanto, antes de la COP26, todos los gobiernos deben establecer un objetivo climático exigente, que ayudará a reducir a la mitad las emisiones globales para 2030 y lograr cero emisiones para el 2050 a más tardar y compartir sus planes para alcanzarlo e impulsar la acción colectiva.

También necesitamos que los gobiernos protejan a las personas y sus medios subsistencia brindando apoyo a los países en vías de desarrollo y financiamiento climático para ayudar a las personas a adaptarse y a desarrollar resiliencia a los impactos del cambio climático. Estos impactos ya se sienten en todas partes y es probable que muchos de ellos continúen o empeoren.

Hacer todo lo que podamos dentro de nuestra propia organización

Proteger el planeta es lo correcto. También tiene un buen sentido financiero para los negocios.

Sabemos que nuestros consumidores esperan ver liderazgo climático y, desde los materiales con los que nos abastecemos, hasta la información que compartimos de nuestros productos, haremos todo lo posible para ayudarlos a tomar decisiones sustentables. Por ello, nos aseguraremos que como organización, estamos haciendo todo lo posible para abordar el cambio climático en nuestras operaciones y abastecimiento.

En Unilever hicimos público nuestro Plan de acción para la transición climática (PDF | 11MB) para ser transparentes sobre nuestro enfoque y alentar a otras empresas a seguirlo.

Guiados por la ciencia del clima, nuestros objetivos climáticos incluyen tener operaciones libres de emisiones para el 2030 y lograr cero emisiones netas en nuestra cadena de valor para el 2039. Estamos cambiando a vehículos eléctricos, contamos con energía eléctrica100 % renovableestamos trabajando con nuestros proveedores y socios de innovación para ampliar las soluciones que protegen a las personas y al planeta.

También sabemos que la pérdida de la biodiversidad y el cambio climático están profundamente interconectados. Las acciones que ayuden a restaurar la naturaleza, también beneficiarán al clima y viceversa, por lo que deben abordarse al mismo tiempo. Así que estamos poniendo fin a la deforestación en nuestra cadena de suministro, preservando el agua y utilizando la agricultura regenerativa.

Todo está conectado

Si bien trabajamos para reducir nuestras propias emisiones y hacer que nuestros proveedores también tomen medidas, la mayor parte de las emisiones de nuestra cadena de valor está fuera de nuestro control directo.

Estamos vinculados al mundo que nos rodea, desde la forma en que nuestros colaboradores se desplazan a su lugar de trabajo, la energía requerida para el consumo de nuestros productos, hasta las instalaciones de reciclaje disponibles para nuestros consumidores finales.

Sabemos que no podemos hacerlo solos. Nuestras marcas y nuestra gente estarán en la COP26 en Glasgow, luchando por una acción más audaz y rápida. Porque el futuro del planeta y nuestro propio futuro dependen de eso. ¿y tú, te unes al cambio por la restauración del planeta?